lunes, 27 de julio de 2015

ALLALINHORN 4027 m.

                                


Mes de julio.  Actividad inacostumbrada.  Estamos de vacaciones en el club de montaña, pero a unos cuantos, nos apetece actividad alpina. Quince horas de coche, nos separan del Valais....de Saas Grund. Están las tiendas ya montadas cuando llegamos. La avanzadilla, ha hecho bien su trabajo. Caras de sueño y cansancio por la mañana.....hoy toca descanso. Subimos a dar una vuelta a Saas Fee, para encontrar el teleférico, que mañana nos va ha echar una mano. Un paseo casi por las nubes, que a la bajada se cobra su primer peaje.  Un tropezón tonto, troncha un tobillo.









Queremos coger el primer teleférico, y dejamos hechas las mochilas, mañana será un día grande, muchos se van a bautizar en cuatromiles..........
Las indicaciones, no son claras en las taquillas....normal, estas no son las que necesitamos. Con un poco de mala ostia, y algún nervio, corremos a la siguiente, y aquí si. 36 € por subirnos al metro. Pero bueno. La luz del día, hace daño en los ojos, cuando salimos al nivel alpino, que gozada de vistas.



 Todo el grupo de Mischabel, casi a tiro de piedra...y nuestro anhelo, delante, detrás de las pistas de esquí....Caminamos despacio, tenemos que comenzar la aclimatación, y sin prisas, con buen humor, recorremos esta tortura de pista.



No somos los únicos...somos muchísimos, los que queremos poner nuestras botas allí arriba. Al final de las pistas, hacemos las cordadas, y así repartidos, empezamos la verdadera ascensión.  La respiración, se hace difícil, el paso lento, la cuerda tensa... ahora demasiado... ahora arrastra...



En el collado, las cámaras echan humo, las vistas comienzan a ser impresionantes, y las fuerzas parece que vuelven. Ha habido entrenamientos camuflados durante el año, y ahora van dando sus frutos. Una pala inmensa, que parece no tener fin, va quedando atrás, para dar paso a la arista cimera. Las caras van retorciéndose de felicidad, ya casi esta hecho, pero la arista acojona....sin ser difícil.  

                                         

La cruz de la cima, nos acoge con sus maderos abiertos....que ilusión, el primer cuatromil.....
 Cuidado con esos pasos torpes, no pises la cuerda, y no te tropieces con los crampones, cuida que no se te caiga el piolet....... Foto de grupo, el que la saca no sale. y ahora cuidadín.....es estrecha la salida de la cima, y las campas de nieve, esconden alguna grieta, pero que coño.......... 
¡¡¡ lo hemos conseguido!!!!,,,,,,,                     
  ¡¡¡¡  champán para todos !!!!!...
¡¡¡ somos alpinistas!!!





                                                 



AGUJA DE PONDIELLOS VIA INTERACTIVA 650 m. D+




Que pereza.... subir hasta allí.....después hasta el Garmo.....que pereza.......



Aitor, Xabi, Fer, Ramón, Luis......viejos conocidos, compañeros de cordada, deambulamos desde el balneario, hacia la aguja.




En hora  quince, estamos a pié de vía. Colgamos los trastos, y hoy me voy con Xabi. 
Ensamble protegido.
 Zapatillas. 
Es un grado que nos lo permite.


Interactiva......la vía esta reseñada, pero interactúas con ella, le buscas los mejores caminos , te acomodas a sus pasos, la disfrutas. La roca es en la mayoría de las veces, una gozada, con muy buenos agarres, y facilidad de protección. 
Cuando se te acaban los cacharros, esperas, recoges, y te vas......Algunos largos, son casi de andar, otros, vas mas agusto. La navegación, es buena, no tiene pérdida, y así, paso a poco.........al cielo.









Unos picoteos, en esta cima, casi ocupada por completo, llega gente....se va gente....nosotros, también nos vamos. La subida al Garmonegro, parece diabólica vista desde aquí, pero al final resulta un paseo.


Cima abarrotada de gente, donde solamente pasamos, y pasamos de fotos y tal, ya que casi no cabemos.Una bajada, y a por los Algas, y Argualas. Que buenos que somos, cinco tresmiles, y una bonita arista. Gracias a los aperturistas, que nos brindaron otro bonito itinerario, y el día......acojonante. Después de diez horas de actividad, nos volvemos a plantar en el balneario, donde lo celebramos, de la manera acostumbrada.