martes, 1 de julio de 2014

DE CLARABIDES AL JEAN ARLAUD

Por fin acaban los nervios de la espera.  Llevamos aproximadamente un mes, o más, que le vamos dando vueltas a esta salida.  Hace casi un año, me adentré en este escenario de roca y nieve, solo, buscando un no se qué.... Ahora  creo que sé que era lo que buscaba.... La buena compañía.  La que de verdad se disfruta.
Que puto moñas me estoy volviendo...será la edad...
Cargamos la furgo con las cinco mochilas, y le metemos un rato de marcha al motor.  En Benasque, buscamos la salida hacia Estós, y comenzamos a darle marcha a las piernas. Con la alegria del que empieza una nueva aventura, nos adentramos en el valle.


Hace calor y las mochilas gordas, pesan, pero las ganas, tiran de ellas con fuerza. Una cerveza en el refugio de Estós, y un mal parte meteorológico, no nos desaniman, al contrario, apretamos mas el paso. Vamos a vivaquear en el ibon de Gias, a 2628m .


Despues de cinco horas y cuarto, incluyendo el cerveceo, y 1384 m de ascenso, llegamos al lugar donde vamos a vivir esta noche.  Sabemos que la cosa pinta negro, asi que venimos preparados... Con toldos y plásticos, preparamos un vivac, a prueba de tormentas, y lo probamos de repente, por que nada mas terminar, corremos a guarecernos  dentro, y cae la del pulpo.  Algun retoque, y aguanta como un campeón... ¡¡¡ Vaya txabolo guapo que nos hemos currao !!!


Mas vale que era guapo el txabolo, y estaba hecho con cariño, por que la noche, a sido de las de salir corriendo. Entre la lluvia y el viento, se han puesto de acuerdo en no dejarnos dormir, pero no a todos.
Suena la alarma a las cinco de la mañana, pero no hay legañas en los ojos...Ha sido un alivio oirla. Comprobamos con asombro, como ha cambiado el refugio nocturno. El viento ha arrancado el plástico y lo ha hecho desaparecer. Desayunamos, montamos de nuevo las mochilas, y continuamos hacia las alturas.


En el puerto de Gias, dejamos las mochilas, y nos vamos a los Clarabides, de 3007, 3020, y 3012 m. El pico de Gias, de 3002 m. lo afrontamos con una pequeña trepada facil, y volvemos a por el equipaje.


En este punto, el grupo se parte. Para alguno, es mas de lo que habia soñado, la satisfacción es plena, y ya sabes, cada uno pone su cima, donde le apetece......Dos, encaminan sus pasos hacia el refugio, y el resto, seguimos para arriba. Es en el momento de separarnos cuando pasa a despedirse, un trozo del plástico que nos ha arrancado el viento esta noche, y vuela por encima de las cimas de los clarabides, en un viaje a quien sabe donde.


En unos quince minutos, volvemos a dejar las mochilas, y esta vez, bajamos hacia la cima de Camboue de 3042 m. y siguiendo la facil arista, nos plantamos en el pico de Saint Saud, de 3004 m.


Vuelta a subir a por el equipaje, y ya encaramos la parte que mas se defiende de la arista. Sin superar nunca el III º y con el viento jugando como el solo sabe jugar... a ratos, la cosa se pone cachonda.
La Punta Lourde-Rocheblave de 3104 m.pasa por debajo de las botas, casi sin darnos cuenta, al igual que la Torre Armengaud, de 3114 m.


Para llegar al Pic Des Gourgs Blancs, abandonamos la arista, por una espacie de corredor, y hacemos un flanqueo  mas abajo, para despues retroceder en la misma arista, hasta llegar a su cima de 3129 m. Paramos un rato a comer algo, y sacar unas fotos, pero nos damos vida, ya que las nubes que vienen, son negras como el sobaco de un grillo.


Destrepamos camino del corredor que separa estas dos cimas. y lo cruzamos. Algo expuesto y empinado.


Y vamos a por la última cima. Este camino, es una trepada confiando en la suerte, pues se mueve todo, una tremenda escombrera temblorosa.....bastante tiesa. Con cara de acojono, llegamos al Pic Jean Arlaud de 3065 m. y entonces se nos cambia la cara otra vez por la de contentos... Hasta este punto, llevamos 1398 m. de desnivel positivo, y 6.30 h de actividad  Ahora solo queda bajar..... ¡¡¡ solo !!!!...


Bajamos al puerto d´Oo con unos destrepes, y un rapel de 30 m.  Vamos a buscar al resto de la cuadrilla,  que nos esperan con ganas en el refugio.
- Quizas mañana podemos intentar Perdiguero.....
Mañana, lo dedicamos a trepar  en el rocódromo de la escuela de Benasque, a curiosear por las tiendas de montaña, y a volver a casa, que ya os vale.