domingo, 9 de febrero de 2014

ORREAGA/RONCESVALLES

¿ Que importa que una cima, no tenga repercusión mundial, para que el momento en el que tus botas llegan a ella, te sientas el mejor montañero del mundo ?

Otra pequeña cima, en un pequeño monte, donde comienzan a nacer los grandes. A medio camino, entre el mar cantábrico y el pirineo. En un entorno donde la historia ,cuenta . Un lugar, cargado de magia y leyenda. Puede parecer poco argumento, para hacer un paseo, entre hayas, en medio del bosque autóctono y de los mas puros, que se puedan encontrar.




Hoy quiero jugar con las raquetas, pero no al tenis. Para eso, ya hay muy buenos. Me las calzo, para torturar mis tobillos, respirar hasta el jadeo y notar la falta de aliento. Mojarme y calarme hasta el algodón de la ropa interior..y, para qué...para vivir un día más, en compañía, con alegría,con la motivación de la superación personal, con palmadas de camaradería en la espalda, pero sin aplausos.


Que mas dá donde he estado. He disfrutado.Otro cajon de la estantería de los recuerdos,en el almacén de la memoria, que se llena de vivencias. Mucha gente, ni tan siquiera habrá oido hablar de el. A alguno le sonará su nombre, y alguien más, conocerá su cima. A nadie le importará donde haya estado, pasados unos momentos de la conversación. Pero alguna vez me asaltará el recuerdo, y abriendo el pequeño cajón, sonreiré. Quizá vuelva, quizá nó.