lunes, 27 de octubre de 2014

ATXARTE .PRIMER Y TERCER ESPOLON



Otra vez Atxarte. Mítica escuela de escalada deportiva, donde vamos a buscar una sucesión de vias, que nos lleven hasta arriba. Las rutas elegidas, son:   Diedro olvidado, 6a, La nueva, V+, Bordatxen, 6b, Irrintzi, 6a+.
De nuevo, Luis es mi hermano de cuerda. Está fuerte . Un corto paseo, nos deja al pie de la primera vía. Comienzo con ganas, pero en Atxarte, hay una pátina en la roca, que siempre me pone los pelos como escarpias.


Un sobao general en todos los primeros largos, que me acojona. Al llegar al paso de 6a, lo intento y lo ensayo, pero no lo veo, y pido retirada. Luis se lo saca en un plas. Una regletilla negativa, desde la que mantener y forzar, no me da la suficiente seguridad, y me bajo. Joder con la cabeza. La segunda tirada, es de V+, y la intento también. Se pone vertical, con ese grado Atxartiano, que me hace sudar.


Un problema menos. Recojo a mi hermano y nos paseamos hasta el tercer espolón.  Los brazos, ya empiezan a pedir clemencia, por el largo anterior. Los popeyes, han crecido, hasta casi agarrotar las manos. Luis se lanza a por el siguiente. 6b mantenido, y con algún reposo, pasa al saco.


Sufro, me divierto, pero sufro. No ya de cabeza, puesto que voy de segundo, pero es muy físico, con bastante buen canto, pero largo...por lo menos a mi se me hace eterno. He sacado zumo de algunas piedras...apretando como si no hubiera un mañana, como si mi vida entera dependiera de algunos agarres.


Tras una corta travesía, llegamos al último bastión que nos separa de la paz del suelo. De nuevo, voy de segundo. Luis se ha perdido entre unos contraluces, apretando , con los brazos cargados de adrenalina, pidiendo aire...Se escucha un lejano...- ¡¡ reunión !!- y me lanzo con decisión a la aventura. El patio que se abre bajo mis pies, no me asusta, pero si me impone, y apretando la caja de los dientes, fuerzo mis fuerzas, hasta la penúltima chapa, donde necesito respirar, descubrir el aire fresco, donde siento que soy libre como el viento, si no fuera por esta cuerda que me ata a la vida. Descendemos por un camino marcado...hasta el premio final. No se cuantas veces, he vuelto yo hoy la vista atras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario