lunes, 13 de enero de 2014

BISAURIN


Decidir la fecha de una excursión, con cinco meses de antelación, es como jugar a la ruleta rusa del tiempo. Sobre todo, si lo que quieres es hacer una salida invernal, y que además este al alcance de todo el mundo.
La méteo, lo confirma. El tiempo va a ser bueno, aunque al final del día se va a complicar. El punto de salida, esta vez, es el refugio de Gabardito.


Un poco mas largo, pero menos masificado, y mas aislado. Este valle, me enamoró hace mucho tiempo.


Cuando alcanzamos la nieve, esta se muestra dura, y con los crampones puestos, la progresión, es mas agradable. Las sombras, pueden llegar a ser pistas de patinaje. Ahora en grupo, a rueda del compañero, ahora solo, metido en mis pensamientos, parado haciendo fotos, o echando unas risas con el resto de la gente, el paseo hasta el collado del Foratón, ha pasado en un casi sin darme cuenta.


Unos sorbos de agua, y algo de chocogasoil como combustible, y los pies, empujan hacia arriba. Unos a un paso, otros a otro, y la gente se desperdiga por la pala.


Caras de cansancio, de sufrimiento, incluso de miedo, respiraciones agitadas, pechos en un constante sube y baja, intentando tragar mas aire del que entra. Mi camiseta, por efecto del sol, huele como un cuarto de plancha, humedad caliente, que sale de mi espalda. Un grupo se para, otro sigue, allí a la derecha, alguien se inventa un camino de zetas eternas, otros punteras clavadas, y todo tieso...


Ahora me paro yo, y volviendo la vista, veo un Moncayo, flotando sobre el horizonte. Gente con la vista clavada en el suelo, buscando donde volver a colocar el siguiente pie, manteniendo el equilibrio, sobre bastones y piolets. Paso a paso, la pala va perdiendo inclinación, y el viento sopla un poco mas insistente.


Ultimas jorobas desalentadoras, y por fin, la cima. Ya hay un grupo saliendo para abajo, el viento es muy frío, y quizás, toda la ropa que hemos traído, no nos mantenga caliente. Una foto de cima . Corriendo los que bajan, se juntan con los que ahora llegan, un saludo corto, y una nueva bocanada de aire.
   - ¡¡¡ Animo que ya estáis !!!-
Ahora son otros los que posan para la foto, y a desandar lo andado. De nuevo, cruce con los que todavía suben. Les falta un pelo para darse la vuelta, pero el apoyo de unos que bajan, y se vuelven a subir, ayuda a que todos tengamos la foto de cima.


Todo se ve del revés ahora. Los miedos que nos acechaban subiendo, se pueden tocar a la bajada, que fácil subir, a pesar del esfuerzo, y que complicado bajar cuando la gravedad nos tira de la cabeza hacia abajo.
Paso ....paso....paso....paso....todo camino comienza con el primero, y el ultimo que den nuestros piés, logrará el final del camino. Acumulamos horas de andar y andar. Un pié, pide permiso al otro para ponerse delante. Otros maquinalmente, ni tan siquiera piensan en lo que hacen, se dejan llevar por la inercia del grupo, para llegar abajo. El reloj, ha dado un montón de vueltas, y las horas se nos han ido. El sol que no estaba, se vuelve a ir...algunas nubes han venido....


Mañana, los músculos doloridos, nos recordarán un bonito y agradable día de monte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario