jueves, 19 de septiembre de 2013

MONCAYO 6 CUMBRES

El Club de montaña SAIOA de Corella, organiza una marcha de largo recorrido.Al estar este club, hermanado con el mio, ofrezco colaboración, por si necesitan ayuda.
- Tu puesto es la Punta Norte, a 2065 m. de altura, y tienes que controlar los dorsales de la gente que pase...-
Quedo con María y Eugenio, que son los puntos posterior y anterior respectivamente y me lanzo a una actividad, que nunca antes había tenido oportunidad de realizar.
La niebla, nos rodea a veces, otras no, pero deja su llanto en los arboles y arbustos, y se lo arrancamos con el paso de nuestros cuerpos. María se queda atrás, dos veces vuelve al coche, y Eugenio, me lleva a trote cochinero....- Estoy flojo me dice...-, y a sus 60 blincaos, anda como un sarrio.
Un rato con la lengua fuera, y otro con el orgullo delante, y como el tiempo apremia, casi corremos a los puestos de control asignados. Dejo a mi compañero en el suyo, y continuo hasta el mio.
La ropa mojada y la brisa que corrió por la cima, me dejan tiritando en un momento. Despliego la silla, y monto parapeto con el paraguas. Cuando sale el sol, se esta agustito, pero tengo que ponerme el plumas, para estar realmente confortable. La música me acompaña , y con la lectura de la prensa, y el almuerzo, hago tiempo hasta que llega el primero.
El walki me pone sobre aviso, llega el primero, y desde el puesto anterior, veo un puntito, que poco a poco se va convirtiendo en persona. Parece que tiene prisa. La información que tengo de la bajada, es inexistente, no se para donde tengo que mandar a la gente, y con un poco de imaginación, los dirijo al cruce del camino que he dejado abajo.
El mar de nubes que me rodea,es impresionante, y en la otra orilla, se distinguen Bisaurin, Aspe, Collarada...
El goteo de gente, comienza.
Unos con caras de satisfacción, otros con caras de sufrimiento, caras bañadas en sudor, y alguna cara conocida.
La mañana esta resultando amena, casi todos quieren una foto de recuerdo en el mojón de la ultima cima, o una foto playera con el mar de nubes.
Alguno necesita recuperar fuerzas, y alguno mas, necesita de mi agua...
Las horas han pasado como si nada, ya llegan los últimos grupos, que van disfrutando del recorrido, y del paisaje.
La bajada a la que he mandado a la gente, no es la mejor bajada del mundo, es aspera, no hay nada que marque el camino, tan solo un puntito verde, alli a lo lejos, que nos hace señas...Creo que con la niebla, no es posible verlo.
Por fin el escoba, va recogiendo a todos los controladores y a los marchistas. Barriendonos hacia abajo.
Ya no hay llovizna, ni nubes, y en esta vertiente, tampoco hay sol. El camino, se ve perfectamente, y nos quedamos recogiendo las cintas señalizadoras. Dejando el monte limpio.
Ha sido una bonita experiencia.