miércoles, 25 de diciembre de 2013

PARED NEGRA DE ORIHUELA


Directísima, 130 m.  6a

Orihuela diciembre de 2013...... ¡¡¡ Que coño hago yo en Orihuela !!!!
Aprovechando una escapada, a ver a unos muy buenos amigos, cruzo media península, para llegar a Elda. El viaje, como te puedes imaginar, monótono, y pesado. Tuve suerte que no hubo mucho tráfico.
 Tengo una deuda de escalada, y en su momento, Hector decide regalarme una vía en el Ponoig.
La emoción contenida durante unos meses, está a punto de estallar. Más , la cosa, no pinta bien. En este lugar del mundo donde apenas llueve, estos días, va a llover. Va a estar claro, quien es el gafe. Cambiamos la zona de escalada, por un lugar mas seguro. Nos vamos a la pared negra de Orihuela.


La aproximación es de las buenas. Diez minutos a pié de vía. Nos vestimos para la ocasión, y comienza el paseo. Mientras Hector abre el primer largo, soy capaz de quedarme helado. Dejo de sentir las manos y las puntas de los pies, a la vez que algún escalofrío me recorre la espalda. Casi ha llegado a la primera reunión, cuando la lluvia que se insinuaba desde hace un rato, comienza a calar la roca.


Los movimientos exigen de mucha precaución, y un aseguramiento atento. Estoy a punto de dejar pasar la oportunidad de escalar esta vía, pero la roca seca rápidamente. Ha sido un pequeño chaparrón. Subo hasta su altura, con cierto temor, no conozco la roca, que se vuelve pinchuda, y muy adherente, y después de unos pasos, ya me siento mejor. Inicio el segundo largo. Los seguros fijos, alejan que da gusto . Por suerte nos hemos traído los nuestros. Colocar un friend, con la mano derecha, en un agujero, que esta a la altura de mi cadera izquierda, con los dedos metidos en un bidedo invertido, tan solo apoyado en la puntera izquierda de un pie de gato, me hace contorsionarme, y pensar en volverme ligero, ya que si me voy, la última chapa, hace rato que desapareció bajo mis pies, y el viaje al que me estoy arriesgando, me pone los pelos de punta.
El cuartillo cachondo,del siguiente largo, ha dado mas trabajo del esperado, ya que si eso es un cuarto.......


Un diedro, que no nos corresponde en esta vía, ha sido el camino elegido para buscar el final. Es la salida de otra vía, y se pone como en 6b, pero bien chapado, aunque algunos pasos, están como bombillas de pulidos, y por fin, toco el cielo.
Mi hermano de cuerda, llega ligero, y comenzamos un descenso a la normalidad, acompañados de nuevo por la lluvia que viene a despedirnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario