martes, 28 de mayo de 2013

VEGACERVERA

Sinceramente, me ha emocionado la visita. Cuantas veces, me he adentrado en mundos de roca, y ninguno me ha impresionado tanto como este. No es especialmente vertical, ni desplomado....quizá el cielo azul, ha influido.
- ¡¡¡ A escalar !!!-. Ese es nuestro grito de guerra hoy.
A tan solo veinte metros del coche, nos anudamos las cuerdas. Al otro lado del rio. Caliza de la buena, donde el canto, la ñapa y la adherencia, estan servidas. Como trabaja la cabeza, en un paso en el que todo tu agarre, es simplemente no resbalar. Confiar en tu compañero, y en el trabajo de los pies de gato.
La progresión no es dificil, y el ambiente crece a cada paso. Los compañeros.......hacia mucho tiempo que no estaba con ellos, pero parece que fué ayer.
El viento nos obliga a bajar casi corriendo, la temperatura a la sombra.....
Otro sector, otra vía. Me siento timado. La vía no es la que yo quería, para poder apretar dentro de mis posibilidades. La reunión, es capaz de ponerme los pelos de punta, pero el hambre de mis compañeros, ni tan siquiera me da tiempo a avisarles.....


Literalmente huimos pared abajo, pero aún nos quedan ganas....lo que no queda es día. A pesar de todo, apuramos de nuevo, unas placas de adherencia...y con los últimos rayos del sol, buscamos un hueco para cenar y dormir.
La luna llena, ha velado nuestro sueño, y de nuevo.....roca
Un nuevo sector, mas duro. Algun 8a, vive por alli.
Despues de un calentamiento, en cositas fáciles, uno de mis compañeros, decide catarlo. Paso a paso, le va ganando metros, a base de mucho apretar, de interpretar y pegarse a la roca, la cadena llega a sus manos.
Es todo un triunfo, estamos apenas comenzada la temporada, ya que ayer aparcó los piolets, y ya se enfrenta a este grado.
Por supuesto que lo pruebo. En top-rope. Es inhumano. Apenas me despego del suelo dos chapas, y vuelo...el desplome me impide llegar a la pared.
Lo reintento, pero ya es tarde...Hay que regresar...en casa nos esperan....Todavía tengo hambre.

ETXAURI

ETXAURI   6B+


HAMBRE DE ROCA


Cuando termina el invierno, dejo de buscar las presas de colores. Es tiempo de roca. Busco un pie, pero no lo encuentro.....donde esta la presita verde.....hay que cambiar.
No cuesta encontrar un hermano de cuerda. El hambre de roca, se extiende, y en un momento, pensando en apurar unas horitas, aunque no salga el sol, ....carretera y manta.
Hace frío. La roca esta fría. Los músculos están fríos. Pero el ánimo, esta caliente, y es suficiente para subir la temperatura.
Para calentar, un 6a+. Nunca antes, había calentado en ese grado. Esta reservado para los máquinas. En uno de los pasos, en esa pequeña presa, aguantando el peso de mi cuerpo, con tan solo tres dedos, mi entumecida mano no se abre, a causa del frío.
Siento cada granito de la roca, dañando la piel, pero hoy es el día, y en un momento, la cadena esta en mi mano.
Los antebrazos, se hinchan, y siento el lactato, endureciendo los músculos. Aflojamos el grado. No merece la pena, petarse a la primera. Buscamos una nueva línea, mas suave, y de nuevo comienza el baile.
Bailamos varias piezas, con ambientes distintos, y al final, vamos a bailar con la mas fea.
El grado, se escapa de las manos, pero la motivación es estupenda. Todo un invierno recluido en el roco,  tiene que haber hecho algo en el cuerpo. Despego los pies del suelo, y tanteo la roca....una pequeña presa, me ayuda...coloco los pies.....un pequeño pico de roca.....una cinta tras otra, el suelo se va quedando abajo. El estrés, me impide sentir cansancio, tan solo cuatro o cinco movimientos, y llego a la cadena.
Un chorro de aire, escapa de mi garganta, y remueve mis cuerdas vocales, arrancándoles un grito. De satisfacción. Un 6b+. Todo un triunfo. Tengo que seguir entrenando.