miércoles, 9 de mayo de 2018

SANTI SAGASTE 220 m. 6a Peña Rueba



Cuando te gusta un bar... ese restaurante en el que se come tan bien... esa playa favorita...
Peña Rueba, se esta convirtiendo en eso... en una favorita. Un poco apartada de la aglomeración de los Mallos de Riglos ( que me encantan ) con un grado de dificultad agradable, y quizás para mi gusto, con demasiadas chapas por largo, pero si no quieres, no chapes.
Mi hermano de cuerda es Asier... un poco zumbao también... casi tanto como yo.
Hace frío cuando aparcamos la furgo, y esperamos a que le de un poco el sol a la pared. Aproximadamente la mitad está al sol.   Nos ponemos en marcha.  Apenas nos juntamos con nadie... parece que hoy también, al igual que la semana pasada, vamos a estar prácticamente solos.
JEJEJE... pringao !!!




El inicio de la vía, esta bien marcado, entre unos arbustos.   Así, que ya sabemos por donde empezamos.   Un arbolito, invita a ponerle las patazas encima, para pasar la primera de las panzas, y ni me lo pienso.   Aunque generosamente chapado, se pone vertical.   Es el 6a que le da graduación a la vía.   Las manos se acartonan con el frío de la roca, pero se va dejando... ya he hecho trampas para salir... ya no haré más.   La goma de los gatos, tampoco es muy buen aislante, así que los pies también se van quedando fríos...  ¡¡¡ Joder, que llegue el sol !!!   Al llegar a la reunión, no me la salto, como el otro día.  Vamos a jugar por igual en todos los largos.   Son 20 m. mas o menos mantenidos, que con el frío, no dejan de hacerse peleones.   Asier, viene soplándose las manos...
¡¡¡ joder que rasca !!!



El siguiente largo, tumba mucho, así que es un andao por la pared.  Cordadas como en hordas, van llegando... preguntan por las vías... deambulan a pie de vía buscando... y antes de que nos demos cuenta, por la derecha y por la izquierda, se van poblando todas... unas más y otras menos, pero todas quedan enhebradas.
Vamos progresando por otro tumbao, de IV+, y ya llegamos a donde hay un poco mas de chicha.
Tres largos de V+, y al último de ellos, le dan V+/6a.   La verdad es que se dejan hacer bien, están muy chapados, para tirar en A0, los pasos un poco más complicados.   El pasito último de V+/6a, se pasa muy bien apoyando los pies, en una pequeña sabina, que seguro que no sabia , ni se imaginaba, que seria el felpudo de salida, de las dificultades.
El patio, es impresionante... las vistas, un poco recogidas por la roca circundante, abundan en muchas direcciones.
Ya tan solo nos queda un largo de V, pero vertical, muy vertical, y con buen canto.



Una cadena, que nos llevará hacia la salida, es lo que usamos de reunión.  Lo que queda es III, pero a mi ha sido lo que mas me ha acojonado de toda la escalada.   Una especie de escombrera, donde el miedo a tirar piedras sueltas, te hace andar con mucho cuidado, mirando muy bien donde pones los pies, por que a mi, no me pareció de fiar ninguno de los bolos que toqué y pisé.
Y de nuevo, encima de nuestras cabezas, cielo azul, con alguna nube como decorado.  Ha soplado viento mientras subíamos, y nos ha hecho falta el forro, pero bajando, nos va a sobrar casi todo.



Siguiendo la cadena, llegamos a una cuerda , que nos va llevando desde la cima, hasta la cara oculta del mallo. Por un barranco, y ayudados de cuerdas con nudos, y cadenas, iremos bajando hasta la paz del suelo.  El camino es fácil de seguir.  De aquí a las cervezas, solo nos queda un suspiro....otro andao.

sábado, 5 de mayo de 2018

MENDAUR


Después del madrugón y da la paliza de la escalada en Peña Rueba, llego a casa, tiro los trastos y los hierros, y cojo la mochila, con un bocata, agua y un poco de ropa de abrigo, el frontal y las botas, por que ANTSOAINGO MENDI ESKOLA , vuelve a tener salida.
Esta vez es a Mendaur, y es nocturna.
Nos distribuimos en los coches, y nos vamos hasta Auritz, un barrio de Ituren.
La gente del pueblo, disfruta de una apacible tarde en la terraza del bar, cuando ve a una cuadrilla con mochilas ,que siguiendo las flechas indicadoras, sale del pueblo con paso decidido. No quise fijarme mucho, pero las caras eran de..... - se os va ha hacer de noche ...-
Siguiendo las flechas, y las marcas del GR, vamos entrando en el bosque, sin prisas, ya que queremos que la cosa sea nocturna, para escuchar los sonidos del bosque, las pisadas de nuestras botas, y el jadeo de nuestra respiración... aparte de las muchas y variadas chorradas que nos iremos contando de nuestras perdidas imaginaciones, ya irrecuperables.



Va anocheciendo....se nos comen los lobos... Las referencias no existen, todo esta fundido a negro, tan solo, esos circulitos de luz un poco por delante de nuestros pies. Es por eso, que el paso se hace vivo... y por no quedarte solo, que en esos casos acojona un pelín...que se te coman los lobos. Vamos siguiendo ... ¡ coño al que se sabe el camino! , y además es capaz de encontrarlo de noche.... Que titann.
El viento ha venido a jugar con nosotros... cálido...viento sur, ese que vuelve loca a la gente... en las pelis de terror, ya habría salido el de la motosierra, pero ni lo pensamos ni lo queremos pensar... concentrados, seguimos subiendo, y mira... una alfombra de escaleras de piedra, nos dice que estamos llegando al final de la cuesta.




Un bocata que se agradece, a la luz de las velas, cena romántica, mientras aúlla el viento fuera.  Vaciladas varias de postre, mientras planteamos la vuelta.
Arrancamos la pereza que da la tripa llena, y nos lanzamos hacia la civilización, y las luces de los pueblos. El sueño se deja ver por algún lado. Y como toda excursión que se precie, tiene que tener su brindis final, y este lo hicimos a las dos de la mañana, en un Doneztebe - Santesteban, que estaba de marcha, y poco nos faltó para venirnos arriba...

domingo, 22 de abril de 2018

SENDERO LÍMITE 375 m. V/V+ Peña Rueba



El sonido del guasap.   El sonido conocido....muchas veces , la mayoría como canal de chorradas.   Esta vez, es mas serio.
- Estoy oxidado....sácame de casa.
La última vez que escalamos juntos, fue hace como unos dos años, en Arnedillo.   Antes fuimos cordada en muchas y muy buenas....por lo menos para mi, la Ravier al Tozal del Mallo, las primeras en el Picu Urriellu, la norte del Vignemale.......que recuerdos tan gratos.
Quiere escalar, pero los compromisos son muchas veces mas fuertes que las ganas.   Jabitxu, un chaval muy majete.
Entre las proposiciones que le hago, triunfa esta vía, Sendero Límite.   Ambiente, largos a placer, grado cómodo,tiempo estable...buena compañía...¿ que más quieres ?
Madrugón, a las 6 de la mañana, entre las luces de las farolas, aparecen un par de focos móviles. Carretera , de nuevo juntos.
Un café antes de llegar y dejar que la luz del sol nos ilumine.   Aparcamos en la pista junto a una de las balsas, material a la espalda, y un corto paseo hasta pie de vía.   SL.   El inicio está marcado.   Me ato una de las puntas, y comienzo a ganar metros.   Como son grados cómodos, IV+ y V+, empalmo los dos primeros largos.   Seguimos a la sombra.  He chapado todas las chapas, y todos los cordinos ... error.   La cuerda roza como si estuviera pegada a la pared.   Cuesta tirar de ella, y son solamente 60 m.   Jabi, viene detrás, bufando, y lamentándose de las poco ortodoxas leyes de la escalada libre que esta usando.  Pero siempre ha sido una persona que le ha gustado echar el resto, por lo menos escalando conmigo, y se dispara hacia arriba en los siguientes dos largos ,V y V+.  No estoy para reprenderle como los hace, y ni tan siquiera quiero saber, y al cabo de unos minutos, la palabra reunión, vuelve a flotar en el aire.





A partir de aquí, y durante los siguientes 6 largos, la dificultad, está entre el III y el IV+, con una roca muy chapada, con muy buenos agarres, y también buena adherencia.  De esta manera, y empalmando los largos de dos en dos, hemos hecho diez largos en dos horas y media.  Ya estamos al sol.   Hacemos una parada para comer algo e hidratar, y por supuesto yo me fumo un cigarro  al solete.    Para comer agusto, y dado que la última reunión es muy amplia, muy cómoda, y que tendremos que andar un pedacito hasta llegar al muro final, nos hemos soltado las cuerdas y los gatos.   Vemos como van viniendo cordadas... ninguna entra en nuestra vía... se van distribuyendo por la pared... 
En este punto, y habiendo estado oyendo todo el camino cuanto le dolían los pies...a causa del diabólico calzado destrozador empleado en este tipo de actividad... tenemos la opción de escaparnos por la vira que recorre la pared... ¡¡¡ antes muerta que sencilla!!! 
Nos acercamos al muro final, y me arranca la cuerda de las manos, como si fuera un yonqui, esta preso del ansia de escalar...mucho tiempo en el dique seco, viendo piedras por todos los lados, y sin poder subirlas.   Con los ojos inyectados en sangre, coge las expreses, y se agarra a las primeras presas de un murito de V+, con tres chapas para poder acerar, pero ni A0 ni nada, con las ganas que le salen de dentro, se dispara hacia arriba.  


                                     


   
              



Tan solo  nos quedan tres largos cotados como V, V+ y IV, y salimos por arriba.  Siguiendo en dirección hacia los mallos de Riglos, encontramos unos cables de acero, y solamente nos queda seguirlos.   Después de una pared bastante pronunciada, el camino se bifurca en dos, hacia la derecha nos sube a una pequeña cima, y hacia la izquierda, llegaremos a la paz del suelo.
Para llevar tanto tiempo sin salir juntos, el entendimiento ha sido perfecto, como en nuestros mejores tiempos, así que buscaré que esta tampoco sea la última vez


miércoles, 4 de abril de 2018

DIEDRO UBSA MD 250 m. Peñon de Ifach



Otra semanasanta de escalada.   Otra semanasanta a la costa levantina.    Lo vimos por primera vez hace dos años, cuando también nos movimos por esas tierras.    Nos quedamos con las ganas.  
Partimos el juevessanto, pero queremos dar una vuelta por alguna escuela más.   Visitamos Calcena, pero sus 3º de temperatura, el albergue cerrado, y sin bar donde echar un café, nos hace querer visitar la escuela de Morata de Jalón.   Una cerveza en el albergue, y una propina, nos proporciona una reseña de una hoja, donde podremos catar la roca.




Le damos un par de pegues, y Asier, se pega un vuelaco del 15.  Se ha partido el culo en el aterrizaje....literal.   Como nos queda camino que recorrer, ponemos rumbo a Calpe.   No se hace pesado el viaje, entre parar a comer y tal, así es que en un rato bastante largo, llegamos al camping en el que nos vamos a quedar.   Y aquí estamos, Aitor, Asier, Xabi, Iagoba, y yo.   Roberto llega mañana por la mañana desde Segovia.   Le indicamos que estamos en un hóstel llamado Xanadú.   En realidad el tal Xanadú, es un puticlub que tenemos cerca del camping.    Comienza nuestro particular cachondeo.... Montamos tiendas, y furgonas, preparamos cena, y nos queremos ir a dormir, estamos cansados del viaje, y así, entre risas por el cachondeo , fregamos y dejamos la vajilla escurriendo en el fregadero.   Mientras fumamos un cigarro, y preparamos los cepillos de dientes, nos damos cuenta de que nos han robado toda la vajilla.   Miramos, y preguntamos, pero nada...se han evaporado... No puede ser...joder esto es un camping, nunca han robado nada en los campings....incluso hay un jamón en la entrada de una de las caravanas, y sigue allí.....Pero nuestro menaje.......
Con la mala ostia del momento nos vamos a dormir.



          SELLA


Al punto de la mañana llega Roberto.   Nos pregunta donde cojones estamos, y le damos la ubicación correcta, y al grito de hijosdeputa ¡¡¡ nos reímos todos juntos.   Sobre todo, cuando nos cuenta que le ha preguntado a una municipal, por el Xanadú, y se le ha quedado mirando las sillitas de niños que lleva en el coche......pa morirnos de la risa.

Buscamos una escuela por los alrededores, y nos decidimos por la de Sella.   Bussot nos parece muy dura , por lo menos en el papel, así que como a media hora, estamos entre peñascos, embutidos en un bosque mediterráneo.




Conseguimos unas fotos de las reseñas de alguno de los escaladores que por allí andan.   Los forestales van desalojando los aparcamientos diseminados por la pista, por riesgo de incendios.... y al que no se va.... lo multan.   Caminamos un rato por la pista buscando algo accesible a nuestros brazos, y damos con un sector bastante bueno, donde hay vías para todos los públicos, y nos dedicamos a destrozar nuestros dedos, nuestros brazos y pies, en una roca de buena calidad.... desde V+ hasta 6b ... de primeros , o poleados, o con las expreses puestas... hasta reventar, y más vale que nos pilló una buena chaparrada de agua, si no.....
Huimos hacia el refugio de lona del camping.
La noche fue ventosa.... muy ventosa, y por la mañana, la cosa no había cambiado nada.   Queríamos darle un pegue a una buena ruta en el Puig Campana, la magic line, 800 m. de vía, pero con el viento que hace, ni tan siquiera nos lo planteamos.  Vamos hasta la sierra de Toix, en busca de otra vía que sale desde la misma orilla del mar, y también desechamos la idea, por el viento.    Queremos escalar, y nos volvemos a decidir de nuevo por la escuela de Sella.
Vamos a comprar pan al pueblo, y nos metemos por sus callejuelas, y entrar ya entramos, pero salir....
La calle obliga a conducir la furgo sin retrovisores, y con tan solo un par de centímetros a cada lado...



De nuevo rompemos nuestras yemas de los dedos...  volvemos a escalar como salvajes, y si la vía de al lado se puede polear, y es mas dura que la que estamos, nos atrevemos, estamos fanáticos....




DIEDRO UBSA      PEÑÓN DE IFACH





Los días se van pasando que da gusto.....ni nos enteramos.   Nos acercamos al puerto de Calpe, y al final del  paseo marítimo, arranca un camino, que nos comienza a subir hacia la pared.   Algunos paseantes, nos miran como si fuéramos marcianos, con el tintineo de hierros, cuerdas fosforito, y unos extraños zapatos colgando del arnés.   Casi a la carrera nos adelanta una cordada..... vamos ha hacer dos cordadas de tres.... les dejamos pasar, lo normal es que vayan más rápido que nosotros.   Pues no.
Una cordada anormal.  Una cordada de anormales nos adelantó.   Alardeando de que habían estado el día de antes... y no sabían el camino... alardeando de conocer la vía... y no sabían donde estaban las reuniones.... lentos.... muy lentos...
Dejamos que sigan a su ritmo para arriba, y después de un rato, comenzamos la escalada.   Aitor, Iagoba y Asier en una, y Roberto Xabi y yo en la otra.    Despacio, muy despacio, comenzamos a despegar los pies del suelo.




El recorrido es espectacular, por una roca sobada por las numerosas cordadas que la recorren, el salitre del mar, el viento de levante, y los miles de gaviotas...  Al pasar junto a los nidos de estas, nos atacan, haciendo vuelos rasantes, sin llegar a tocarnos, pero sintiendo el aire que producen con sus alas.... acojona bastante.   Una roca  con agarres, con una patina un pelín resbaladiza, con buen canto, trabajando de pies, con alejes interesantes entre chapas, con un fondo..... el mediterráneo a nuestros pies, viendo como crece la perspectiva, a cada paso que vas subiendo.   La más fácil de las difíciles y la mas difícil de las fáciles, es lo que cuentan.   Una inmensa muralla, donde jugar con el sol no es fácil, donde dejarse acariciar por la brisa marina es una delicia.



Arrastrándonos por esta inmensa mole de piedra, llegamos a una reunión, y la guasa del día comienza..... tenemos que esperar a que una cordada baje rapelando por la vía, debido a su incompetencia.   Manolete, si no sabes torear "pa " que te metes.   Lo normal y habitual, es que si te tienes que bajar en una vía, dejes pasar a las cordadas que vienen detrás, ya que con los rápeles, puedes matar a pedradas a los que vienen debajo.   Pues les costó entenderlo.... una hora y media que estuvimos parados en la reunión.... al sol.... sin brisa...    Yo pensaba que se nos hacia de noche.
Resuelto el entuerto, continuamos, disfrutando, con miedo, agusto, catando esta roca tan rica a veces, y tan asquerosa otras... las gaviotas no miran donde cagan, y estamos en su casa.  
Van cayendo los largos, unos mas trabajados que otros, y llegamos a la reunión de la cueva.
A partir de aquí, hay que hacer un rapel pendulado a izquierdas, para llegar a una vira, donde arranca el largo de la travesía.    Te puede llegar a acojonar el patio tan tremendo que queda a tus pies... 
Prácticamente estamos arriba... y se disfruta ese rapel, con el mar de fondo, la gente del paseo superpequeñitos, allí abajo.... muy abajo...





                                          



Con la adrenalina casi fundida, vamos viendo como la inmensa cuesta vertical, va cediendo... tan solo algún nido de gaviotas, y algún paseante quedan aquí arriba.   Nuestra alegría es enorme.   Hemos podido con el peñón, por una vía preciosa, exigente sin pasarse, y que nuevamente, nos ata más fuerte a todos los hermanos de cuerda.
Las últimas luces del día, aún nos dejan tiempo para unas fotos, mientras disfrutamos de una puesta de sol preciosa.   Los aperturistas, picaron un vivac en la cueva, y le llamaron cine de verano. No me extraña.





lunes, 12 de febrero de 2018

EL CHORRO DE LA PINARRA II 4-4+ 70 m.



- La ves ... NO ????
 Que se quede su imagen en tu retina, por que no es habitual verla formada.    Me ha dicho el Grau que la ultima vez que se formó fue en el 2012.
Una pequeña joya , escondida entre pinos, con todo el sol del pirineo moldeando sus formas, y ahora mismo, toda para nosotros.
Acabamos de bajar de la cólera de dios.   Un poco mas abajo, al otro lado de la carretera.
Aquella la ha escalado Karlos de primero, y ahora me toca a mi.   Por un momento, se me ha pasado por la cabeza, que la vuelva a escalar el, y yo seguirle, pero tengo que pelear contra mis miedos, ya sabes "si llenas tu cabeza de miedos, no tendrás sitio para los sueños "..........y quiero soñar en ella.
Ato las cuerdas, respiro profundo, y sin darme tiempo a pensar, me lanzo hacia adelante, y comienzo a picarla con mis piolets.



Ya no hay vuelta atrás.    Voy buscando el camino más directo entre su cúspide y mi base.   Me enredo entre sus medusas, como en un viaje submarino.... clavo y desclavo los piolets, progreso en calma, pero los tornillos no muerden hielo, muerden aire...
El último tornillo, se ha quedado como a unos seis u ocho metros por debajo de mis pies......¿ por que en roca busco las chapas con desesperación....y aquí no me asusta la distancia entre seguros ?
Mi cabeza se va ordenando, estoy recomponiendo aquello que se rompió en Ecrins... si los pies revientan el hielo, busco un nuevo emplazamiento, y me asombro de mi propia sangre fría...



Estoy a punto de acojonarme cuando me acerco a su centro, y escucho como corre el agua por su interior.
Siento que el hielo se funde....y me desvío a la izquierda.    Sonrío cuando me monto sobre ella, monto la reunión, y llamo a mi compañero.    Al mirar hacia abajo, veo que ya ha subido un montón de metros en ensamble....yo ni me he enterado....que fino.
Le voy recuperando, y viene con viveza, hasta alcanzarme.



Lo que mas me ha gustado de esta bonita vía, ha sido poder escalar algo que no es posible de hacer todos los años, y menos con esto del calentamiento global, poder escalarla al sol, que tampoco es muy normal, y sobretodo sobretodo, apartar mis miedos y temores, y disfrutar de la escalada como si no hubiera pasado nada .  Como dice mi amigo Ramón....  ICE OBSESSION  

LA COLERA DE DIOS II/4-4+ 55m.




La vemos desde la carretera, agudizando la vista entre los copos de nieve que van cayendo , y el viento trata de meternos en los ojos.
Encima del anti aludes que protege la carretera, en la boca sur del túnel, en Bielsa.
Un largo, 55 ó 60 metros....dificultades desde 4 a 4+.......     Hoy mi hermano de cuerda es Karlos .
Pocas cosas hemos hecho juntos, y encordados todavía ninguna, pero su reputación le precede.
Después del vuelico de Ecrins, no me fío al cien de mis propias sensaciones, y le dejo gustoso el cabo de cuerda.
Sigue nebusqueando.     Miro hacia arriba, y me parece acojonante.


Entre la maraña de copos arranca Karlos.   Somos los primeros en entrar en ella, y no nos recibe con los brazos muy abiertos, ni con una sonrisa cálida..... al contrario, nos recibe fría e indiferente... y con buen hacer, se va dejando ganar el primer resalte.     El hielo está quebradizo, consistente, pero frágil.... hay que escalarla con cuidado.
Los tornillos no entran bien...... la escalada se vuelve muy lenta, y el frío,  mientras estoy asegurando, hace que me entre tiritona.     Sigue  la lenta progresión, y los otros dos amigos, Luis y Ramón, vuelven de su viaje de reconocimiento al valle de Pineta.    - Esta horriblemente chungo....-


Por la izquierda es mas escalable....el hielo te va conduciendo, por el centro no ofrece fiabilidad, aunque un chico francés, se mete ..... los que estamos abajo, pasamos momentos muy tensos, cuando vemos que el hielo se la va deshaciendo bajo los crampones, y con muchos tornillos y buscándole los escaqueos , monta una reunión en el centro de la cascada.
Mientras tanto, me toca subir.     De segundo no hay mayor problema....la cabeza funciona de sobra.
Karlos va recogiendo cuerda, y comienza mi baile.    Parezco un garrapata en una falda de baile.....  Poco a poco, el frío que se a acumulado en el interior de mi cuerpo, va desapareciendo...pero esta saliendo todo el, por la punta de mis dedos de las manos.   Los guantes me protegen del frío exterior, pero del interior ......
No me parece complicada....si laboriosa, si delicada,si hay que hacerla despacio.
Los tornillos los ha metido a conciencia, buscando los mejores emplazamientos.





Ya la voy tumbando entera.... apenas cuatro metros más verticales, y ya llego a la reunión.               Me aseguro a ésta, y comienza el dolor y el sufrimiento.   Me quito los guantes y meto las manos heladas en mis sobacos......notan el calor.....y estos el frío, pero no importa, tengo que recuperarlas, y al momento reaccionan, y parece que me están clavando alfileres, y no puedo apartarlas...y duele...duele mucho, incluso el cuerpo entero se marea.....mas vale que estoy atado, y una sensación de angustia....... que va pasando, el frío ya ha salido, vuelvo a tener sensibilidad, a sentir calor, desaparece la sensación de mareo y angustia, y comenzamos el rapel de bajada





miércoles, 17 de enero de 2018

CURAVACAS 2.525 m Montaña Palentina.



De donde viene el nombre ???....... de un arroyo nos han contado .....porque subirlas para luego tirarlas......
Todo son ideas.   Quizás la respuesta esté en el bar de Vidrieros ....




En el horizonte, un fin de semana de mal tiempo ..... otro más.   Busca y rebusca en las páginas del tiempo,  ¡¡¡ no puede hacer tan mal tiempo en todos los sitios !!!  .....
ANTSOAINGO MENDI ESKOLA, se la juega con el tiempo cada vez que tiene programada una salida....parece que por aquí ...... no, malo también ..... pues a buscar por el otro lado.....¡¡ Bingo !!!. Siempre mirando hacia el este, y la solución estaba al oeste.
Al parecer, el sábado no pinta muy bien, pero el domingo, es otra cosa. 
 Nos la jugamos ???  
 Nos la jugamos.
Así que carretera y manta otra vez ....... mas kilómetros acumulados a las espaldas.   Es lo que tiene este "oficio".
Lluvia, viento, nieve, carreteras limpias, carreteras nevadas ....
Esta vez, vamos de exploración.   Ninguno de nosotros ha estado por allí antes.   Solamente conocemos de oídas, y de las informaciones en revistas e Internet.

Llegamos a Triollo, un pueblecito anterior a Vidrieros, que es de donde vamos a salir, en busca de la cima.
En Triollo, el albergue Curavacas, tiene sitio para que podamos dormir.   Preguntamos, y si, en efecto, hay sitio, tan solo hay otro grupo.   Más tranquilos, vamos hasta Vidrieros, para ver el camino que nos sacará del pueblo, y como hay bar.....
Una cerveza en el bar  El Lago, donde nos atienden de maravilla, y nos dan incluso mas explicaciones de las que pedimos.
Tenemos el resto del día por delante, y nos dedicamos a pasear, hacer el chorra, y ver los dos pueblos.








Suena el despertador .... no todos, y cuesta desperezarse, vestirse, desayunar ....
Salimos a la calle, para el corto desplazamiento, y el frío muerde con ganas.




Por una pista nevada, nos alejamos , o nos acercamos .....     El camino parece fácil, solamente en algunos momentos, parece que tendremos que echar mano de la imaginación ..... cuando la nevada de ayer, hace que los arboles, estén inclinados por el peso de la nieve a nuestro paso.   Vamos rodeados de noche, caminando por una alfombra nueva de nieve.   De vez en cuando nos perdemos, y tenemos que volver  atrás nuestros pasos, para interpretar el camino correcto, y ya con las primeras primerísimas luces del nuevo día, nos vamos a dar cuenta de que nos acercamos a donde queremos.





Vamos a subir por el callejo grande, la normal .
Se intuye, casi se adivina toda la ruta, y sin parar, por eso de quitar el frío, tenemos que parar a quitar ropa.... nos cocemos literalmente, bajo las capas de ropa.
Más ligeros, seguimos campa arriba, sin darnos tregua en ningún momento.    La nieve, se ha ido acumulando en algunos sitios, y nos pone a prueba. 
Ayer nevó, pero antes de esta última nevada, la nieve vieja, había comenzado a transformarse, y el hielo, permanece oculto a nuestra vista.    Calzamos crampones, y seguimos pisando esta trampa.  




El ascenso, no es complicado, solo requiere un pie tras otro, un paso tras otro, y de vez en cuando, darse la vuelta para admirar el paisaje.
Apenas nos quedan cincuenta metros de callejo, para llegar al collado, donde deberemos girar a la izquierda para llegar a la arista cimera, cuando hacemos una parada.    La nieve nos llega al muslo, tal es la acumulación....las rueditas de carro, caen muy numerosas, el sol pega con fuerza, y es cuando en nuestras cabezas, saltan las alarmas. 
La mala combinación de hielo debajo de la nieve,y la inclinación de la pala, hace que terminemos nuestro proyecto, de forma adelantada, y sin buscar excusas, desandemos el camino, sin salirnos de la huella.



No hay susto en el cuerpo.   No hay sensación de fracaso.   Somos responsables de nosotros mismos, y de nuestros amigos.   Cuando no se ve, no se ve. 
Siempre nos queda Curavacas.  Su cima, sus canales, sus escaladas y sus paseos.    La próxima vez seguirá esperándonos, como lleva muchos años.
Disfrutamos , ahora si, de las imágenes que nos deja el bosque nevado, del sol reflejándose en la nieve, de la gente tan alucinante que nos hemos encontrado, de lo bien que nos han tratado, y de haber encontrado un lugar fascinante , que nos ha pillado un poco el corazón.